luz

Breve Historia del parque El Boldo

En el año 2001 una inmobiliaria diseñó y logró aprobar un proyecto de gran envergadura en el cerro El Boldo, que consistía en 166 departamentos, un centro de convenciones, otras instalaciones y un gran hotel emplazado en la parte más alta del cerro. Este proyecto, además de afectar gravemente el patrimonio medioambiental de los bosques de Zapallar, no cumplía con el plan regulador de la comuna de Zapallar.

Debido a ello, la Municipalidad de la época se opuso al proyecto e incluso llamó a la ciudadanía a pronunciarse en un plebiscito (el primero llevado a cabo en Chile conforme a la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades)acerca de la siguiente consulta: “¿Respalda la política municipal en cuanto a asegurar la protección de los bosques nativos ubicados sobre el límite urbano en el borde costero de la comuna de Zapallar?”.

El plebiscito se realizó el día 31 de agosto de 2003, votaron 3.355 ciudadanos, obteniendo la opción “Sí” el 78,51% de la votación.

Los tribunales de justicia finalmente acogieron la argumentación del Municipio de Zapallar y dejaron sin efecto la aprobación de dicho proyecto.

Las 110 parcelas que conformaban el proyecto pasaron entonces a manos de una institución bancaria, la cual las sacó a remate público el año 2006, informando a los interesados que se podía construir hasta una vivienda en cada una de ellas.

Fue entonces cuando un grupo de 22 vecinos veraneantes de Zapallar, alarmados por las consecuencias que podía acarrear para este valioso hábitat y para el patrimonio paisajístico del balneario la construcción de dichas viviendas y los caminos necesarios para acceder a ellas, ofreció al Banco adquirir todas ellas, con el compromiso auto impuesto de construir solo 26 viviendas (con pleno respeto a las normas del plan regulador vigente) en igual número de parcelas, destinando las otras 84 (aproximadamente 70 hectáreas) a la formación de un área privada protegida, que asegurara en forma perpetua la mantención de un parque, con expresa prohibición de alterar el bosque nativo y con el permiso de construir solo la infraestructura requerida para habilitar el parque (senderos, miradores, recepción y caseta de guarda parque).

Este compromiso se cumplió cabalmente; el año 2010 los 22 vecinos transfirieron las parcelas destinadas a parque a una sociedad en comandita, ahora denominada “Corporación Bosques de Zapallar en-comandita por acciones”, que tiene por objeto único la conservación del parque en forma perpetua.

El socio gestor y administrador de esa sociedad es precisamente la “Corporación Bosques de Zapallar” (CBZ), persona jurídica sin lucro, cuyos estatutos fueron aprobados por el Ministerio de Justicia el año 2010. Durante estos años, la Corporación ha recibido donaciones de instituciones extranjeras como The Nature Conservancy, Planet Foundation y Rainforest Concern cuyos fondos han permitido la formación y desarrollo del Parque El Boldo.