Corporación Bosques de Zapallar

La Corporación Bosques de Zapallar es una institución sin fines de lucro, cuya personalidad jurídica fue aprobada por el Ministerio de Justicia el año 2010. El principal objeto de la corporación, además de la preocupación por el medio ambiente en general y por la educación medioambiental, es la preservación para las futuras generaciones de los “Bosques de Zapallar”, ecosistema de una superficie de 2.500 hectáreas de bosque nativo que constituye la más valiosa y hermosa reserva de biodiversidad costera de la zona central de Chile.

Su presidente es el doctor Juan Carlos Johow y los directores son Denise Astoreca, Luisa Eysaguirre, Catherine Kenrick, Bruno Behn, Guillermo Morales y Federico Ringeling. Actualmente, CBZ cuenta con 50 socios activos.

Con un profundo respeto por sus propietarios, la Corporación Bosques de Zapallar (CBZ) ha emprendido un trabajo inédito en Chile para reunir la mejor información científica que guíe las acciones de conservación y, a su vez, recaudar los fondos necesarios para su protección y manejo.

Acciones y metas

  • Los predios que conforman este “corredor biológico” son de privados y por ello CBZ organizó para cooperar con sus dueños para lograr que se proteja y conserve el patrimonio natural que poseen -reconociendo plenamente el derecho de propiedad de quienes lo detentan-, buscando que esa conservación sea perpetua.
  • La creación de un parque privado en el cerro El Boldo, ubicado dentro de los Bosques de Zapallar, dio inicio al proceso de conservación de este patrimonio por parte de CBZ, que tiene la responsabilidad de hacer efectivo el plan maestro que establece su destino y administrar a perpetuidad las 70 hectáreas que constituyen el parque El Boldo.
  • Se ha cooperado también con otros de los propietarios de este corredor biológico, que –como dijimos-, se emplaza en la comuna de Zapallar, en la vertiente sur del cordón de cerros que separan a ésta de la vecina comuna de Papudo, entre aproximadamente el cerro de La Ceniza por el Oriente, y el cerro El Boldo por el poniente, de manera de acordar con ellos que parte de sus predios se destinen perpetuamente a la conservación.
  • Por otra parte, a mediano y largo plazo, con el fin de contrarrestar la fragmentación de otros hábitats valiosos ubicados en la V Región, CBZ pretende ayudar a conformar otros “corredores biológicos” como el corredor denominado “Melón-Pucalán-Mauco”, que abarca los bosques nativos ubicados entre la cordillera del Melón por el nor-oriente y el cerro El Mauco ubicado al norte de la desembocadura del río Aconcagua, por el sur-poniente. Actualmente estos corredores biológicos son propuestos como una herramienta indispensable para lograr la conservación de la naturaleza, permitiendo un uso diversificado y, al mismo tiempo, garantizando la protección de especies y hábitats, factor clave para la conservación de la biodiversidad. Estos corredores tendrán un impacto clave en los procesos de mitigación y adaptación al cambio climático.
  • CBZ ha trabajado en conjunto -y lo seguirá haciendo-, tanto con organismos del Estado y Universidades, como con organizaciones de conservación no gubernamentales chilenas y extranjeras, con el fin de cumplir los objetivos de educación ambiental y de conservación, ya sea en el parque El Boldo como en los corredores biológicos que se pretenden conformar. Así es como se pretende ayudar a los propietarios en el desarrollo de planes de manejo, restauración de hábitat, mitigación de impactos ambientales de sus predios y a las comunidades locales en el cuidado de la biodiversidad y en el conocimiento del patrimonio medioambiental que se encuentra en su entorno.